Nuestro Blog

El futuro de las impresoras

Todos, en algún momento, imaginamos de pequeños coches voladores surcando los cielos de nuestra ciudad. Coches que, aunque todavía no podamos ver, ya son un proyecto real. Desde móviles hasta ordenadores, pasando por otros dispositivos como GPS, robots inteligentes… Seguramente si nos dijeran hace una década cómo ha avanzado la tecnología hoy, no les creeremos.

Algo parecido sucede en el mundo de la impresión. Lejos queda ya esa impresora que tardaba minutos en imprimir un folio con tinta que, en muchas ocasiones, se desplazaba manchando todo el documento. Ahora podemos encontrar impresoras multifunción, impresoras para textiles, impresoras de gran escala o incluso la última novedad: impresoras en 3D.

Tantas clases de impresoras que nos hacen preguntarnos: ¿Cómo serán las impresoras del futuro? Lo que está seguro es que, si nos sorprenden hoy, también lo harán el día de mañana.

Estas son las principales características que, según expertos en el sector, podrá tener las impresoras del futuro. Un futuro que, en muchos casos, está más cerca de lo que podemos llegar a imaginar.

Mayor respeto ambiental

El mundo se está concienciando cada vez más de la necesidad de cuidar de sus recursos. Ahora nos centramos mucho más en problemas medioambientales. Como respuesta, la propia regulación mundial está cambiando. Por ejemplo, la nueva legislación ya incluye el reciclaje de cartuchos y papel como recomendación sostenible. Se estima que, si cada cartucho se reutiliza, se podrían ahorrar nada menos que 400.000 toneladas de residuos anuales.

Tintas Ecológicas

Teniendo en cuenta que el uso de tintas contaminantes es altamente dañino, el objetivo es precisamente reciclarlas o empezar a crear tintas que en caso de llegar al entorno natural no causen daño alguno.

No solo se busca la sostenibilidad. Se trabaja porque en el futuro todos los materiales que se necesitan para la impresión, sean del todo reciclables. Hasta no hace mucho no había tintas que no supusieran un peligro para el medio ambiente. Hoy en día podemos estar seguros de que la mayoría de estas tintas no van a suponer un problema real.

El principal objetivo es el de cambiar los hábitos de los usuarios. Y para ello debemos empezar por cambiar desde la misma base: desde fabricantes a empresarios dedicados al mundo de la impresión. En relación con los soportes, se pueden usar materiales reciclados o que al menos tengan más vidas útiles.

La impresión 3D ampliada

Con la impresión 3D ya podemos hacer objetos en muchos materiales. Por eso el futuro es que estos materiales sean más accesibles para todos e incluso que cada persona pueda fabricar sus propios objetos en casa.

Y no solo objetos, ya se está estudiando la fabricación de órganos humanos con tejidos en 3D, así como la preparación de alimentos.

Tecnologías más avanzadas

La tecnología sigue avanzando. La impresión fotográfica y las tintas conductoras son un claro ejemplo.

La impresión fotográfica es la ciencia de la luz y se está usando para desarrollar novedosas técnicas de impresión invisible. Así, se podrá evitar la falsificación de documentos.

Por otro lado, la impresión con tinta conductora puede ser un punto fuerte en pro de un nuevo sistema de comunicación. En la actualidad, estas tintas se utilizan junto a nano partículas y crean circuitos capaces de conectar el papel con el entorno digital. ¿Te imaginas un cartel publicitario con capacidad táctil? Esto podrá ser un hecho en el futuro.

Conexiones a más velocidad

Las conexiones sin cables seguirán tomando forma. En el futuro se podrán conectar varios dispositivos que se encuentra a una determinada distancia, pero sin la necesidad de encontrarse en un mismo lugar. Algo que abrirá puertas en el mundo de la impresión, sobre todo si contamos con que muchos puestos de trabajo ya usan el teletrabajo como modelo principal.

Cada vez son más las redes de conexión con las que se puede trabajar y cada vez son mayores las distancias que permiten trabajar con ellas.

Papel reutilizable

Otra de las apuestas de futuro es la de emplear papel reutilizable mediante el acople de una capa de nano partículas que se aplicará a las hojas. Esto hará posible que puedan volver a aprovecharse de nuevo. Algo que entra en fiel consonancia con la necesidad de hacer un mundo más sostenible y fomentar el reciclaje.

No solo eso, mediante esta revolución se conseguirá minimizar el coste en recursos de cada empresa, ya que se estima que cada hoja puede usarse una media de 80 veces más.

De A3 a A4

Según los expertos en la materia, otro de los cambios que podemos ver es como el sitio asociado a impresoras DIN A3 se desplaza por el uso de tecnología hacia el formato DIN A4. Esto es debido al aumento de gestión de impresión remota o sistemas en la nube que reducirá la necesidad de servicio en un lugar concreto.

Eso sí, el A3 no desaparecerá por mucho, sino que se posicionará para procesos e impresiones que tengan el papel como principal protagonista.

 

La impresión ya no es cosa del pasado. Su presente está más marcado que nunca y su futuro nos lleva a imaginar cosas que, a día de hoy, parecen imposibles.

Lo que está claro es que la impresión 3D ya es parte de la evolución tecnológica a escala mundial y va a seguir sorprendiéndonos día a día. En Copimar queremos ser testigos de ello y, sobre todo, informaros de las últimas novedades y asesorarnos en todo lo que esté en nuestra mano.

El futuro de las impresoras