Nuestro Blog

Pantallas interactivas para niños con autismo

El uso de las pantallas interactivas se ha extendido por todo el mundo y no como una mera herramienta de ocio. Las pantallas interactivas pueden suponer una herramienta con las que dotar a niños de recursos para mejorar su aprendizaje y evolucionar en diversas áreas.

Uno de los sectores de la población que puede obtener beneficio gracias a este tipo de dispositivos son los niños con autismo. El autismo, es una enfermedad que aparece en la infancia y que limita el contacto psicosocial del niño con el entorno. Esta enfermedad afecta a 1 de cada 100 niños y se estima que en las últimas décadas se ha incrementado. Este incremento puede estar debido a factores como la mayor edad a la hora de tener hijos de los padres o por los mejores medios diagnósticos que existen.

En centros especializados de niños con este tipo de patología se ha demostrado que el uso de pantallas interactivas tiene grandes beneficios para este sector.

Pantallas interactivas

Las pantallas interactivas son un recurso para conseguir la inclusión y lograr que todos los niños tengan las mismas oportunidades fuera y dentro del aula. De esta manera, es posible acabar con las dificultades que existen para conseguir una educación homogénea.

Esta tecnología ofrece grandes ventajas dentro del aula, ya que despierta interés, fascinación y crea algo muy relevante para el público infantil: la motivación.

Entre sus principales ventajas podemos destacar:

  • Se puede usar desde edades muy tempranas. De esta manera se aumenta la autoestima y la autonomía.
  • Se utiliza un refuerzo positivo. Algo de extrema importancia en el ámbito infantil.
  • Permite adaptar los contenidos, no solo a cada etapa del aprendizaje, sino a los problemas de cada niño.
  • Permite usar diversos lenguajes: desde el icónico o verbal hasta el visual o auditivo
  • Permite la cooperación: Uno de las características de los niños con autismo es su limitación para interaccionar con otras personas. Las pantallas interactivas permiten que diferentes niños interactúen entre ellos con el apoyo externo de la pantalla interactiva. Este apoyo ejercerá como detonador de sus ganas de explorar y salir de esa zona de confort limitada por la enfermedad.

¿Cómo usar pantallas interactivas en niños con autismo?

Para una correcta adquisición de información, se debe ofrecer al niño esa misma información desde diferentes puntos: ofreciendo información que llegue al niño a través de todos los sentidos. En especial la vista y el oído. Se debe adaptar el material según las necesidades del niño en particular y el grupo. No solo atendiendo a sus necesidades especiales, sino también atendiendo a su nivel y etapa evolutiva.

El uso de pantallas interactivas no se limita a una sola área. El ámbito de la educación especial, es otro de los objetivos de unas herramientas que, más allá de resultar meros instrumentos de entretenimiento, son herramientas capaces de enseñar y ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas.

Pantallas interactivas para niños con autismo